SAFE de Boaz Yakin (2012)

Imagen

safe_2012

alienrating3bis

Mei (Catherine Chan) es una pequeña niña china con una capacidad mental brutal. En su mente guarda un número secreto que vale millones de dólares. Por ese motivo las mafias rusa y china y la polícia corrupta van tras ella. Sólo un hombre parece decidido a ayudarla, Luke (Jason Statham).

Cinta de acción hecha a medida para el lucimiento de Statham, que reparte ostias y alguna frase ingeniosa. Una vez más nos demuestra que es un tipo duro pero sensato y noble…. Vamos, como en todas las pelis anteriores que hemos visto de él.

A mi me dio exactamente lo que andaba buscando. 90 minutos de cine palomitero para pasar el rato. Cumple con creces su cometido.

Lo mejor: Que cumpla

Lo peor: Que no arriesgue

Para fans de: Taken (’08), Killer Elite (’11),  Parker (’13)

Anuncios

KILLER ELITE de Gary McKendry (2011)

El director Gary McKendry debuta con esta cinta de acción y elementos de thriller basada en la novela de Ranulph Fiennes. Danny (Jason Statham) se ve obligado a aceptar un trabajo para salvar la vida de su amigo Hunter (Robert DeNiro), secuestrado por un poderoso jeque árabe con sed de venganza y poco vida por delante. Su misión consiste en asesinar a 3 miembros de las SAS, hacer que parezca un accidente y conseguir la confesión de sus crímenes en vídeo. Si la misión ya es jodida de por sí, cuando se ve que los miembros de la SAS están vigilados por la poderosa organización secreta The Feather Men la trama se complica.

Cinta de acción con delirios de grandeza. Aunque la presencia de DeNiro pueda hacer pensar lo contrario, Killer Elite es una peli más diseñada para que Statham haga el mismo papel de siempre, reparta cuatro ostias y se ligue a la nena. El guión es bastante plano y da la sensación de que ya hemos visto todo lo que aquí sucede en otros films del estilo. Una historia bien sencilla poblada con personajes vacíos, situaciones rocambolescas, bastante acción y poco más. Además McKendry la alarga innecesariamente (casi 2 horas!) repitiendo esquemas y logrando así aburrir de mala manera. Para colmo las escenas de acción son un popurrí ininteligible de imágenes que se suceden a velocidad de vértigo. Si encima el malo es el pesado de Clive Owen (Spike en la cinta)… Aunque la mona se vista de seda mona se queda. Regular y terriblemente predecible.

Lo mejor: Jason Statham haciendo lo único que sabe hacer

Lo peor: Sus delirios de grandeza

Para fans de: The Expendables (’10), The Mechanic (’11), Haywire (’11)